ESF-POL CNDH Derechos Humanos

Descripción de los hechos

Mi nombre es Ofelia estrada vivo en Taxco Guerrero México, soy representante de la cooperativa denominada Artcamp, dedicada a producir joyería y artesanías, pertenezco a esta cooperativa desde el 2016 y fui invitada a esta cooperativa porque tengo una tradición familiar en joyería y artesanías en cosas de piel, hace algún tiempo a nuestra  cooperativa le asignaron una tienda que es miembro de justo comercio llamada Global Crafts, esta tienda a consumido y ha adquirido nuestros productos beneficiándose a sí misma, manteniendo un trato netamente comercial e ignorando la situación social, haciendo uso tanto de la imagen como de los diseños creados por nuestros artesanos solo y exclusivamente a su conveniencia, yo soy representante de la cooperativa desde el año 2016, desde entonces he tratado de mantener comunicación con esta compañía y lo único que he recibido ha sido indiferencia, este fin de año la cooperativa se vio afectada, los pedidos se suspendieron en su totalidad, esta compañía simplemente ha ignorado la situación, beneficiándose de los diseños de estas personas durante muchos años, comprando sus productos a precio de producción y vendiéndola a cantidades exorbitantes ganando mucho dinero a costa de la imagen y de los diseños de gente muy humilde,  el año pasado decidió bajar sus pedidos sin previo aviso esto causo que varias artesanas se quedaran sin su trabajo, y que la cooperativa se quedara sin metal para seguir trabajando, lo único que se alcanzaba a cubrir con lo que esta compañía mandaba era la mano de obra de las artesanas y el metal que ellas tenían como respaldo y esfuerzo de muchos años de trabajo se consumió, todo esto tubo como consecuencia una fractura en la cooperativa, las artesanas pensaron que yo le estaba dando los pedidos a mi hermano, no creían posible que esta compañía simplemente les dejara de hacer los pedidos mensuales y me culparon de la baja de pedidos, la Sra. Renice Jones dueña de esta compañía, Global crafts, durante 6 años pago toda la joyería siempre al mismo precio, en el año 2016 hubo  una convenio en donde ella compraría 5000 dólares al mes y esta compañía no cumplio con el acuerdo al contrario bajo los pedidos en un 35%, en varias ocasiones solicite hablar directamente con la Sra Renice Jones pero mis esfuerzos eran vanos, ahora ya no hay pedidos, la Sra Renice Jones y su esposo Kevin Ward buscan relacionarse con otras artesanas haciendo a un lado la cooperativa, o en su defecto retirarme de la representación con la advertencia de que solo compraran a su conveniencia.

Todo esto es un abuso considerando que las personas de esta compañía tienen un reglamento en donde la primera cosa a respetar son los derechos y la dignidad de los artesanos, ellos enarbolan a título propio que son defensores de todos los artesanos desprotegidos,  lucran cínicamente con los productos que los artesanos crean, tomando cada producto como si fuera de su creación e incluso hay personas que vienen a esta ciudad y coludidos con tianguistas acaparadores toman los diseños de la gente pobre y la reproducen en otros lugares sin permiso del que lo a inventado, roban cada producto para después mandarlo a hacer  a menos del costo de producción y en grandes cantidades, después lo llevan a sus tiendas y lo venden a un precio exagerado y cuando la cooperativa quiere venderle ese producto nacido de su creación ellos argumenta que ya hay personas que lo venden y que está más barato así que la cooperativa tiene que vender al precio que ellos determinan indirectamente

Señores de derechos Humanos, les pido atención a este caso no común, considérenlo…
esta compañía perteneciente a justo comercio y tiene su reglamento.

Descripción de los hechos

Mi nombre es Ofelia estrada vivo en Taxco guerreo México, soy representante de la cooperativa denominada Artcamp, dedicada a producir joyería y artesanías, pertenezco a esta cooperativa desde el 2016 y fui invitada a esta cooperativa porque tengo una tradición familiar en joyería y artesanías en cosas de piel, hace algún tiempo a nuestra  cooperativa le asignaron una tienda que es miembro de justo comercio llamada Global Crafts, esta tienda a consumido y ha adquirido nuestros productos beneficiándose a sí misma, manteniendo un trato netamente comercial e ignorando la situación social, haciendo uso tanto de la imagen como de los diseños creados por nuestros artesanos solo y exclusivamente a su conveniencia, yo soy representante de la cooperativa desde el año 2016, desde entonces he tratado de mantener comunicación con esta compañía y lo único que he recibido ha sido indiferencia, este fin de año la cooperativa se vio afectada, los pedidos se suspendieron en su totalidad, esta compañía simplemente ha ignorado la situación, beneficiándose de los diseños de estas personas durante muchos años, comprando sus productos a precio de producción y vendiéndola a cantidades exorbitantes ganando mucho dinero a costa de la imagen y de los diseños de gente muy humilde,  el año pasado decidió bajar sus pedidos sin previo aviso esto causo que varias artesanas se quedaran sin su trabajo, y que la cooperativa se quedara sin metal para seguir trabajando, lo único que se alcanzaba a cubrir con lo que esta compañía mandaba era la mano de obra de las artesanas y el metal que ellas tenían como respaldo y esfuerzo de muchos años de trabajo se consumió, todo esto tubo como consecuencia una fractura en la cooperativa, las artesanas pensaron que yo le estaba dando los pedidos a mi hermano, no creían posible que esta compañía simplemente les dejara de hacer los pedidos mensuales y me culparon de la baja de pedidos, la Sra. Renice Jones dueña de esta compañía, Global crafts, durante 6 años pago toda la joyería siempre al mismo precio, en el año 2016 hubo  una convenio en donde ella compraría 5000 dólares al mes y esta compañía no cumplio con el acuerdo al contrario bajo los pedidos en un 35%, en varias ocasiones solicite hablar directamente con la Sra Renice Jones pero mis esfuerzos eran vanos, ahora ya no hay pedidos, la Sra Renice Jones y su esposo Kevin Ward buscan relacionarse con otras artesanas haciendo a un lado la cooperativa, o en su defecto retirarme de la representación con la advertencia de que solo compraran a su conveniencia.

Todo esto es un abuso considerando que las personas de esta compañía tienen un reglamento en donde la primera cosa a respetar son los derechos y la dignidad de los artesanos, ellos enarbolan a título propio que son defensores de todos los artesanos desprotegidos,  lucran cínicamente con los productos que los artesanos crean, tomando cada producto como si fuera de su creación e incluso hay personas que vienen a esta ciudad y coludidos con tianguistas acaparadores toman los diseños de la gente pobre y la reproducen en otros lugares sin permiso del que lo a inventado, roban cada producto para después mandarlo a hacer  a menos del costo de producción y en grandes cantidades, después lo llevan a sus tiendas y lo venden a un precio exagerado y cuando la cooperativa quiere venderle ese producto nacido de su creación ellos argumenta que ya hay personas que lo venden y que está más barato así que la cooperativa tiene que vender al precio que ellos determinan indirectamente

Señores de derechos Humanos, les pido atención a este caso no común, considérenlo… esta compañía perteneciente a justo comercio y tiene su reglamento.